…Un día recibí de un fotógrafo una foto mía de la que me era imposible, a pesar de mis esfuerzos, recordar dónde había sido tomada; inspeccionaba la corbata, el jersey, con el fin de recordar en qué circunstancia los había llevado; era perder el tiempo. Y sin embargo, por el hecho de tratarse de una fotografía, yo no podía negar que había estado allí (aunque no supiese dónde). Esa distorsión entre la certidumbre y el olvido me produjo una especie de vértigo… fui a la exposición como si fuese por una pesquisa,
para averiguar por fin lo que ya no sabía de mí mismo.

Roland Barthes, La cámara lúcida.

Av. Chapultepec 221-7D Colonia Americana
44160 Guadalajara México

info@albertina.com.mx

Quienes Somos Ι Servicios Ι Productos Ι Ideas Ι Clientes Ι Patrocinadores
Derechos Reservados © 2009. Albertina.